Healthy habits resources (ES)

Lo que necesita saber sobre la temporada de influenza este año

A lo largo de estos meses, muchos padres tienen preguntas sobre cómo proteger a sus hijos de la influenza y cómo tratar a sus hijos si es posible que hayan contraído la influenza.
6 minutos
• 
Published
December 11, 2020
Amanda Vickers
Certified Pediatric Nurse Practitioner
Amanda has focused her career working with children. She has held positions in pediatric ICU and pediatric neurosurgery and endocrinology.

A todos les encantan los colores brillantes de las hojas otoñales, los copos de nieve que caen del cielo y la emoción de las próximas vacaciones. Esta época del año también marca el comienzo de la temporada de influenza. Aunque cada año es un poco diferente, la temporada de influenza generalmente comienza a fines del otoño y dura hasta principios de la primavera. El pico de la temporada de gripe es generalmente entre diciembre y febrero. A lo largo de estos meses, muchos padres tienen preguntas sobre cómo proteger a sus hijos de la influenza y cómo tratar a sus hijos si es posible que hayan contraído la influenza.

La vacuna contra la influenza es gratuita con la mayoría de los planes de seguro y es fácil de conseguir. Esta es la mejor manera de proteger a todos los miembros de su familia mayores de 6 meses. Obtenga más información sobre esto a continuación.

¿Qué es la influenza y cómo se contagia la gente?
La palabra gripe es la abreviatura de influenza. Esto se debe a que la gripe es causada por un tipo de infección llamada virus de la influenza. La influenza es contagiosa y se transmite cuando las personas sanas respiran las gotitas que se producen cuando una persona infectada tose, estornuda o habla. El virus también puede aterrizar en superficies duras y propagarse cuando una persona toca la superficie y luego se toca los ojos, la nariz o la boca.

¿La influenza es diferente del COVID-19 (coronavirus)?
Sí, la influenza es diferente del otro virus del que escuchamos en las noticias a diario, el coronavirus, COVID-19. Los síntomas de cada uno son similares, pero una diferencia importante es que más personas se enferman mucho cuando contraen COVID-19 en comparación con la influenza. Debido a que los síntomas son tan similares, generalmente la única forma de saber si alguien tiene influenza o COVID-19 es mediante una prueba. Estas pruebas son rápidas y están disponibles sin costo durante la pandemia actual en la mayoría de los planes de seguro. Si alguien de su familia tiene síntomas de influenza, consulte con su médico acerca de hacerse una prueba de COVID-19. Puede consultar aquí para encontrar sitios de prueba locales.

¿Cuáles son los síntomas de la influenza más comunes?
Cuando un niño tiene influenza, los síntomas suelen aparecer repentinamente (alrededor de 1 a 3 días después de haber estado expuesto). Los niños pueden tener fiebre y los niños más pequeños pueden tener fiebre especialmente alta. Los niños también pueden sentirse muy cansados ​​y experimentar dolores de cabeza, escalofríos, dolores corporales, vómitos y diarrea. Los síntomas más leves pueden incluir tos, secreción nasal y dolor de garganta.

¿Qué pasa si mi hijo tiene influenza?
La mayoría de los niños con influenza se recuperan por completo en dos semanas. Debe animar a su hijo a que descanse y beba muchos líquidos. Si la escuela está abierta, consulte con su escuela sobre su política sobre cuándo su hijo puede regresar a la escuela después de tener síntomas de influenza.

También puede tratar las molestias de su hijo con medicamentos. Para los niños mayores de seis meses, se puede administrar acetaminofén (Tylenol) o ibuprofeno (Motrin / Advil) para ayudar con la fiebre, los dolores de cabeza o el dolor. Lea atentamente las etiquetas de los medicamentos y pregúntele a su médico si necesita ayuda para elegir el medicamento correcto o la dosis correcta de medicamento. Si su escuela tiene acceso a Hazel at Home, puede hablar con un médico de Hazel de forma rápida y sencilla.

Los antibióticos no ayudan con la influenza. Los antibióticos se utilizan para tratar diferentes tipos de enfermedades causadas por bacterias. Dado que la influenza es causada por un virus (no una bacteria), los antibióticos no harán nada para ayudar con la influenza.

Complicaciones de la influenza:
Si su hijo tiene alguno de los siguientes síntomas, llame al 911 o llévelo a la sala de emergencias más cercana de inmediato; no espere una cita:

  • Dificultad para respirar: ve que su estómago aspira mientras intenta respirar, y su pecho se expande y contrae / trabaja visiblemente para aspirar aire.

  • Fiebre muy alta o fiebre que dura más de cinco días.

  • Un tinte azul en sus labios

Algunos niños pueden tener complicaciones graves a causa de la influenza, especialmente si tienen determinadas afecciones. Si le preocupa que su hijo tenga influenza y tenga alguna de las siguientes afecciones existentes, comuníquese con su pediatra de inmediato.

  • Enfermedad pulmonar (como asma)

  • Enfermedad cardíaca (como enfermedad cardíaca congénita)

  • Cáncer o afecciones del sistema inmunológico débil

  • Enfermedad neuromuscular (como distrofia muscular)

  • Diabetes, anemia de células falciformes, enfermedad renal o enfermedad hepática

  • Enfermedades que requieren tratamiento con aspirina a largo plazo

  • Embarazo u obesidad severa

  • Cada vez que le preocupe su salud

Los niños sanos menores de dos años también se consideran de alto riesgo de complicaciones.

¿Cómo puedo evitar que mi hijo contraiga la influenza?

Obtenga una vacuna contra la influenza
La Academia Estadounidense de Pediatría dice que este año es más importante que nunca para asegurarse de que los niños estén vacunados contra la influenza. La vacuna contra la influenza es la forma número uno de proteger a su familia de contraer la influenza. Todas las personas mayores de seis meses deben vacunarse contra la influenza todos los años a partir del otoño. Nunca es demasiado tarde para vacunarse contra la influenza.

Cómo recibir la vacuna
La vacuna contra la influenza puede ser una inyección o un aerosol nasal. Puede llevar a su familia a vacunarse en el consultorio de su médico o en una farmacia local como CVS, Walgreens o Target. Muchas farmacias le permiten reservar una cita en línea, por teléfono o sin cita previa. Solo asegúrese de verificar los requisitos de edad del centro para los niños en su estado y recuerde compartir el documento de la farmacia con su pediatra.

La vacuna contra la influenza es gratuita con la mayoría de los planes de seguro, incluido Medicaid. Si tiene preguntas o inquietudes acerca de la vacuna contra la influenza, comuníquese con el proveedor de atención primaria de su hijo para obtener la información más precisa y actualizada.

Medicina antiviral (como Tamiflu)
A veces, los médicos recetan medicamentos antivirales (como Tamiflu) para tratar la influenza. Este medicamento sólo funciona cuando se toma dentro de las 48 horas posteriores al inicio de los síntomas. Si este tipo de medicamento se inicia después de haber estado enfermo durante más de 48 horas, no es útil.

Si un niño tiene síntomas graves de influenza o se considera de alto riesgo (consulte la lista anterior), la Academia Estadounidense de Pediatría (AAP) recomienda tratar a los niños con medicamentos antivirales. Los medicamentos antivirales pueden reducir la cantidad de tiempo que su niño está enfermo de 1 a 1,5 días. Reduce los síntomas de la influenza, pero no los hace desaparecer. Su hijo también puede vomitar como efecto secundario. (Aproximadamente el 10% de los niños experimentarán vómitos mientras toman Tamiflu). La mayoría de los niños sanos con influenza no necesitan medicamentos antivirales como Tamiflu, y la AAP no recomienda administrar Tamiflu a los niños si el niño tiene síntomas leves.

Acciones diarias para prevenir la propagación de gérmenes

Manténgase alejado de las personas enfermas
Debido a que la influenza es contagiosa, es mejor evitar el contacto cercano con cualquier persona enferma. Si su hijo tiene influenza, no lo envíe a la escuela y trate de mantenerlo alejado de los miembros de su hogar y otros niños.

Cúbrete la boca y la nariz
Recuerde a sus hijos que deben toser o estornudar en un pañuelo desechable o en la parte interior del codo. Esto puede evitar que otras personas se enfermen por las gotas en el aire y las manos sucias.

Lávese, lávese, lávese las manos
Lavarse las manos es una de las formas más fáciles de evitar que los gérmenes se propaguen de una persona a otra. Las manos limpias también pueden proteger la propagación de gérmenes cuando una persona se toca los ojos, la nariz o la boca. Anime a su familia a lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón durante al menos veinte segundos (Tararea dos veces la canción Feliz cumpleaños).

Mantenga las superficies limpias
Limpie y desinfecte las superficies que se tocan con frecuencia. Esto es especialmente importante si alguien en su hogar está enfermo.

¿Y si tengo más preguntas?
Puede obtener más información en línea a través de la Academia Estadounidense de Pediatría o comunicarse con el médico de su hijo. Si no tiene un pediatra y su escuela tiene acceso a Hazel at Home, puede preguntarnos. Para obtener más información sobre este tema o hacer preguntas sobre otros problemas de salud, asegúrese de unirse a nuestros seminarios web semanales Pregunte a un médico todos los martes a las 12 CST. Regístrese aquí.


Healthy students. Healthy schools.

See how Hazel Health can keep your students healthy and ready to learn
Hazel gets students the right support quickly
During the pandemic, a high school student was having a hard time coping. He was sad about COVID-19 impacting his senior year, and he was worried about the state of the world. The student was also struggling with some personal conflicts, and he felt he didn't have the right support at home.

After discussing his feelings, a Hazel doctor connected him with resources that he described as “life-changing.” He was very grateful and shared that he didn't know where to go for help before Hazel.
Hazel expands Health Services at school
A child came into the health center with a sprained wrist. The school nurse helped her ice the injury, but she was still in pain. A Hazel doctor helped the nurse put the student’s wrist in a splint and gave her over-the-counter medicine to help relieve the pain.

The school nurse expressed how grateful she was that Hazel could help her care for the child. She shared that before Hazel, she could not give medication to students, and the health office did not have splints available. She thanked Hazel for helping her do more for students in need of care.
Hazel is convenient and fast for families
A mother noticed her son was getting low on his asthma medication. She tried to schedule a visit with his doctor to refill his prescription, but all of the available appointments required her to take off from work, and her son would need to miss school. She needed to get her son to the doctor so he wouldn't run out of medicine, so she reached out to Hazel.

Hazel was able to see her son and send the refill to a local pharmacy within one day. The mother was happy that there was no need to interrupt school or work to get her son to a doctor for his medicine. She was also amazed at how easy and fast the entire process was.


Student Story
A student was coughing and sneezing a lot, but her family wasn’t sure if she was sick or had allergies. Thankfully, her school used Hazel, and they could get an answer.

After talking with the school nurse and the Hazel provider about her symptoms and medical history, the student was happy to find out it was likely allergies. She got some medicine and returned to class feeling better.
Hazel gets students the right support quickly
During the pandemic, a high school student was having a hard time coping. He was sad about COVID-19 impacting his senior year, and he was worried about the state of the world. The student was also struggling with some personal conflicts, and he felt he didn't have the right support at home.

After discussing his feelings, a Hazel doctor connected him with resources that he described as “life-changing.” He was very grateful and shared that he didn't know where to go for help before Hazel.
Parent Story
Shortly after COVID-19 began, a student began to develop tics. Her parents took her to a neurologist, but they wanted to get her into counseling as well. The student’s mother was having a hard time finding answers to her questions and didn’t know where to start the process, so she turned to Hazel.

The Hazel doctor listened as the mother shared her concerns and frustrations. Hazel reassured her that they would find the right services for her child. After the initial visit, the Hazel doctor partnered with the school counselor and the student’s mother to identify resources and counseling services that are a good fit.
A physical health visit leads to an important discovery
A student came into the nurse’s office because his vision went blurry. The Hazel doctor looked at his eyes, but he did not see any injury. As he asked him questions about his symptoms, he started to sense that he was down about something. After a few minutes, the student shared that he was really sad because his mom was recently diagnosed with cancer. He explained that he feels worried, and it’s hard for him to focus.

Hazel called home, and the student’s mother confirmed her diagnosis. They discussed how to help manage the child’s stress, and Hazel offered to connect the child with counseling resources through the school. The mother was very grateful for the guidance and was eager to get her child help during a stressful time.
Counselor Story
Hazel Health has been integral this year in getting our students the mental health services needed to help them live healthy lives.  The staff has been attentive, prompt, and resourceful. There is an evident sense of caring for the work they do and the students they serve. It has been a pleasure partnering with Hazel Health in providing mental wellness for our Garland ISD families.
Parents: Let us know you are interested in Hazel for your school
We will reach out to your school district to let them know that parents at their school are interested in Hazel Health services.
Learn how Hazel can improve access to care for K-12 students
A member of our team will be in touch to talk about how we partner with schools and school nurses to expand access to health services - whether students are learning in school or at home.
COVID-19: Learn how Hazel can improve access to care for K-12 students
Hazel services are offered with $0 patient responsibility for all students through the 2020-21 school year for at-home or in-school doctor visits, due to these unprecedented times. Get in touch with us to learn more.
Let us know you are interested in adding Hazel to your insurance provider network
Let us know you are interested in adding Hazel to your insurance provider network