Blog Article Image
Healthy habits resources (ES)

Elimine el estrés de las visitas de vacunación de su hijo

Puede utilizar estos consejos rápidos para ayudar a su familia a sobrellevar la ansiedad por las agujas y hacer que las visitas de vacunación sean más agradables.
5 minutos
• 
Published
July 20, 2021

Entre las vacunas infantiles, las vacunas anuales contra la gripe y la vacuna contra el COVID-19, es probable que los miembros de su familia deban recibir al menos dos inyecciones este año. A nadie le gusta recibir inyecciones, pero si su hijo o adolescente le tiene miedo a las agujas, este evento puede ser especialmente estresante. Puede utilizar estos consejos rápidos para ayudar a su familia a sobrellevar la ansiedad por las agujas y hacer que las visitas de vacunación sean más agradables.

 

ANTES DE LA VACUNA

1. Sea honesto y abierto acerca de una próxima inyección.

Muchos niños asocian ir al médico con recibir una inyección. Entonces, si su familia va a recibir una vacuna en el consultorio del médico, es probable que le pregunten al respecto. Aunque puede ponerlos nerviosos al saber de una próxima inyección, es mejor no sorprenderlos o engañarlos. Sea práctico y honesto acerca de la cita. La falta de honestidad acerca de una vacuna puede generar desconfianza y hacer que las futuras visitas al médico sean más difíciles para todos.


2. Avise a su hijo con poca antelación.

Tenga en cuenta el nivel de madurez de su hijo cuando le informe de su cita. Un niño mayor o adolescente puede enterarse de la cita uno o dos días antes de la visita. Esto les dará tiempo para preparar su horario, pero no demasiado tiempo para pensar en la vacuna. Un niño más pequeño puede tener una mejor experiencia con menos aviso. El día de la cita, sea directo y hágale saber a su hijo que recibirá una vacuna. Trate de no convertir la inyección en el centro de la conversación. En cambio, concéntrese en lo que hará después de la cita.


3. Evite garantías y promesas.

No prometa que la inyección no dolerá. Tanto usted como su hijo saben cómo se siente una inyección. Hágales saber que se sentirá un pellizco durante unos segundos, y luego se terminará. Si no anticipa ninguna vacuna durante la cita de su hijo, no prometa que la visita será sin vacunas. Cada visita a su médico es una oportunidad para ponerse al día con las dosis olvidadas, y algunas recomendaciones de vacunas pueden cambiar entre citas. Es mejor evitar hacer una promesa que tal vez no pueda cumplir haciéndoles saber que pueden recibir una inyección. Si no terminan con una inyección durante la visita, es una agradable sorpresa.

 

4. Utilice un lenguaje apropiado para su edad para responder a preguntas.

A veces, los niños están molestos porque no entienden por qué son necesarias las vacunas. Explíquele a su hijo que a nadie le gusta recibir vacunas, pero que las vacunas pueden proteger a su familia de enfermedades graves o incluso mortales. Si le preguntan sobre el dolor, sea honesto y dígale a su hijo que es probable que la inyección se sienta como un pellizco y que se sienta adolorido después. Asegúreles que la inyección es rápida y describa el proceso usando palabras como presión, empujar, apretar o pellizcar en lugar de picar, herir o dolor.


DURANTE LA VACUNA

5. Pon un buen ejemplo.

Ningún padre quiere que su hijo sienta miedo o experimente dolor (ni siquiera por un segundo). Es comprensible que también esté ansioso durante la cita. Si se pone nervioso, su hijo puede darse cuenta de su comportamiento y tener más miedo. Trate de ser afectuoso y comprensivo, pero mantenga la calma y no se disculpe.

 

6. Permita que su hijo tenga cierto control.

Si cree que su hijo está listo, puede dejar que tenga algo de agencia durante la cita. Si van a recibir la inyección en el consultorio del médico o en la farmacia local, permítales elegir en qué brazo recibirán la inyección, la curita que usarán y si quieren hacer la cuenta atrás para la inyección. Si va a una visita al médico, puede trabajar con su proveedor para asegurarse de que los niños puedan elegir dónde sentarse y si prefieren sentarse o acostarse.

 

7. Consuele a su hijo durante el proceso.

Es posible que los niños más pequeños quieran sentarse en sus piernas, y los niños mayores pueden sentirse reconfortados al tomar y apretar su mano. Mientras reciben una inyección, felicítelos por ser valientes, pero no los regañe si lloran o entran en pánico. Háblales en voz baja y haz contacto visual.

 

8. Distraiga a su hijo mientras recibe la inyección.

Ver la aguja puede ser la parte más aterradora para muchos niños. Puede ser útil que su hijo mire en la otra dirección y lo distraiga con actividades tranquilas que lo mantendrán alejado de la vacuna. Estas actividades pueden incluir:

  • Contar una broma o un acertijo
  • Cantar una canción favorita
  • Mirar alrededor de la habitación y encontrando tres cosas que nunca antes habías notado
  • Recitar un poema
  • Hablar de un recuerdo favorito
  • Hablar sobre lo que quieren hacer más tarde en el día
  • Algunos padres también optan por traer un libro o el juguete favorito de sus hijos y dejar que sostengan el objeto durante la inyección.

 

9. Recomiende toser o respirar durante la inyección.

Algunas personas encuentran que toser justo antes de la inyección y una vez durante la misma puede ayudar con el dolor. (¡Solo asegúrese de cubrirse la boca!) Considere enseñarle a su hijo el "truco de la tos".


Los ejercicios de respiración durante la inyección también pueden ser útiles para aliviar el dolor y la ansiedad. Ayude a su hijo a probar esta técnica de respiración:

  • Respire profundamente por la nariz durante cuatro segundos.
  • Aguante la respiración mientras cuenta hasta cuatro.
  • Sople el aire de su boca durante cuatro segundos.
  • Repite este patrón.
  • Cuente hasta cuatro por cada respiración


DESPUÉS DE LA VACUNA

10. Felicite a su hijo por recibir la vacuna.

Agradezca a su hijo por ser valiente (incluso si lloraba) y mencione lo feliz que está de que haya podido recibir la vacuna. El refuerzo positivo puede hacer que los viajes futuros al médico sean más suaves y menos atemorizantes. Aunque puede ser tentador disculparse, es mejor no hacer que nadie tenga la culpa de la situación. Algunas cosas simples que puede decir después de que su hijo reciba una inyección:

  • "¡Hiciste un gran trabajo!"
  • "Estoy muy contento de haber podido vacunarte".
  • "¿Qué cosa divertida deberíamos hacer ahora?"
  • “¡Fuiste tan valiente! ¡Estoy impresionado!"

 

11. Recompense a su hijo.

Puede intentar hacer algo divertido con su hijo después de la cita. Muchas familias compran helado, pasan más tiempo en el patio de recreo o ven una película juntas después de las vacunas. Estas pequeñas actividades pueden ayudar a que el recuerdo del día sea un poco más feliz.

 

Cuando programe la cita de su hijo, asegúrese de preguntarle a su médico sobre el calendario de vacunas de su hijo, ya que las recomendaciones pueden cambiar. También puede preguntar sobre los medicamentos o los tratamientos anestésicos que pueden recomendar para controlar el dolor durante la inyección y cualquier efecto secundario después de la vacuna.


Healthy students. Healthy schools.

See how Hazel Health can keep your students healthy and ready to learn
Close Button Icon
Hazel gets students the right support quickly
During the pandemic, a high school student was having a hard time coping. He was sad about COVID-19 impacting his senior year, and he was worried about the state of the world. The student was also struggling with some personal conflicts, and he felt he didn't have the right support at home.

After discussing his feelings, a Hazel doctor connected him with resources that he described as “life-changing.” He was very grateful and shared that he didn't know where to go for help before Hazel.
Close Button Icon
Hazel expands Health Services at school
A child came into the health center with a sprained wrist. The school nurse helped her ice the injury, but she was still in pain. A Hazel doctor helped the nurse put the student’s wrist in a splint and gave her over-the-counter medicine to help relieve the pain.

The school nurse expressed how grateful she was that Hazel could help her care for the child. She shared that before Hazel, she could not give medication to students, and the health office did not have splints available. She thanked Hazel for helping her do more for students in need of care.
Close Button Icon
Hazel is convenient and fast for families
A mother noticed her son was getting low on his asthma medication. She tried to schedule a visit with his doctor to refill his prescription, but all of the available appointments required her to take off from work, and her son would need to miss school. She needed to get her son to the doctor so he wouldn't run out of medicine, so she reached out to Hazel.

Hazel was able to see her son and send the refill to a local pharmacy within one day. The mother was happy that there was no need to interrupt school or work to get her son to a doctor for his medicine. She was also amazed at how easy and fast the entire process was.


Close Button Icon
Student Story
A student was coughing and sneezing a lot, but her family wasn’t sure if she was sick or had allergies. Thankfully, her school used Hazel, and they could get an answer.

After talking with the school nurse and the Hazel provider about her symptoms and medical history, the student was happy to find out it was likely allergies. She got some medicine and returned to class feeling better.
Hazel gets students the right support quickly
During the pandemic, a high school student was having a hard time coping. He was sad about COVID-19 impacting his senior year, and he was worried about the state of the world. The student was also struggling with some personal conflicts, and he felt he didn't have the right support at home.

After discussing his feelings, a Hazel doctor connected him with resources that he described as “life-changing.” He was very grateful and shared that he didn't know where to go for help before Hazel.
Close Button Icon
Parent Story
Shortly after COVID-19 began, a student began to develop tics. Her parents took her to a neurologist, but they wanted to get her into counseling as well. The student’s mother was having a hard time finding answers to her questions and didn’t know where to start the process, so she turned to Hazel.

The Hazel doctor listened as the mother shared her concerns and frustrations. Hazel reassured her that they would find the right services for her child. After the initial visit, the Hazel doctor partnered with the school counselor and the student’s mother to identify resources and counseling services that are a good fit.
Close Button Icon
A physical health visit leads to an important discovery
A student came into the nurse’s office because his vision went blurry. The Hazel doctor looked at his eyes, but he did not see any injury. As he asked him questions about his symptoms, he started to sense that he was down about something. After a few minutes, the student shared that he was really sad because his mom was recently diagnosed with cancer. He explained that he feels worried, and it’s hard for him to focus.

Hazel called home, and the student’s mother confirmed her diagnosis. They discussed how to help manage the child’s stress, and Hazel offered to connect the child with counseling resources through the school. The mother was very grateful for the guidance and was eager to get her child help during a stressful time.
Close Button Icon
Counselor Story
Hazel Health has been integral this year in getting our students the mental health services needed to help them live healthy lives.  The staff has been attentive, prompt, and resourceful. There is an evident sense of caring for the work they do and the students they serve. It has been a pleasure partnering with Hazel Health in providing mental wellness for our Garland ISD families.
Parents: Let us know you are interested in Hazel for your school
Close Button Icon
We will reach out to your school district to let them know that parents at their school are interested in Hazel Health services.
Learn how Hazel can improve access to care for K-12 students
Close Button Icon
A member of our team will be in touch to talk about how we partner with schools and school nurses to expand access to health services - whether students are learning in school or at home.
COVID-19: Learn how Hazel can improve access to care for K-12 students
Close Button Icon
Hazel services are offered with $0 patient responsibility for all students through the 2020-21 school year for at-home or in-school doctor visits, due to these unprecedented times. Get in touch with us to learn more.
Let us know you are interested in adding Hazel to your insurance provider network
Close Button Icon
Let us know you are interested in adding Hazel to your insurance provider network
Close Button Icon